Pet friendly, una tendencia que cada vez está más extendida en Barcelona

Si tienes la suerte de contar con la inestimable compañía hogareña de una mascota seguro que en alguna ocasión el sentimiento de culpabilidad y tristeza se ha apoderado de ti cuando, debido al hecho de salir fuera de casa para tomar algo o realizar cualquier otra actividad, te viste obligado a dejar a tu fiel y peludo amigo en el interior de la vivienda.

fotos de perrosEn efecto, tras regresar son muchos los animales que reciben con una enorme dosis de alegría a su dueño. Sin embargo, es comprensible que muchas personas, con el principal objetivo de evitar la soledad de sus mascotas –e incluso impedir que realicen alguna que otra fechoría como hacer sus necesidades en lugares indebidos–, deseen realizar los planes alejados de su casa llevando consigo a sus perros, gatos e incluso otros animales.

Hasta hace poco la mayoría de ciudades se mostraban reacias a la tendencia conocida bajo el nombre de pet friendly, la cual hace referencia a dejar entrar a diversas mascotas en los establecimientos. Afortunadamente ello ha cambiado de forma considerable. Tanto es así que a día de hoy, desde pequeños gatitos hasta perros grandes, pueden acompañar a sus amos en multitud de locales de la Ciudad Condal.




Hoteles, los negocios pioneros

Para que una tendencia llegue a vivir un auge de tal calibre es fundamental que un pionero la inicie. De ello se encargaron precisamente diversos hoteles, los cuales hace años dieron comienzo a una campaña de atracción de turistas.

Es innegable que Barcelona es un gran reclamo para innumerables viajeros que provienen no solo de otros lugares del país, sino también del extranjero. Buen clima, sabrosa gastronomía e infinidad de monumentos por visitar son algunos de los atractivos, por lo que las llamadas de huéspedes que deseaban alojarse en sus instalaciones eran incesantes sobre todo en verano.

Pero, ¿todas ellas se materializaban? Ni mucho menos, puesto que tarde o temprano surgía la pregunta de si podían pernoctar acompañados de sus mascotas. Después de la negativa del hotel los turistas acaban decantándose por otra alternativa.

Ante tal demanda no tardó en producirse el cambio de políticas. De hecho, hoy en día son cuantiosos los hoteles de la Ciudad Condal que admiten mascotas. Ciertamente algunos de ellos exigen un pago adicional, pero otros no aplican ningún tipo de cargo extra. En cualquier caso es impagable el hecho de alojarse en un hotel barcelonés contando con la grata compañía de un minino o un cánido.

Por otra parte, determinados hoteles aplican restricciones. Por ejemplo, algunos alojamientos impiden el acceso de ciertos tipos de perros, especialmente los más grandes –como los San Bernardo y los Pastores Alemanes–. Aun así, el avance es considerable en comparación con otras épocas en las que ni siquiera razas de animales de ínfimo tamaño eran aceptadas.

Después del éxito cosechado por los hoteles pet friendly en Barcelona no dudaron en sumarse al carro de esta tendencia otros negocios con tal de atraer no solo a los turistas con mascotas, sino también a los lugareños.

Cada vez es mayor el número de restaurantes pet friendly

No hay que echar la vista muy atrás para abarcar una época en la que era prácticamente imposible encontrar un restaurante en la capital catalana que admitiera gatos u otras mascotas de los propietarios que decidían acudir a sus instalaciones para degustar los platos que les apetecían.

De hecho, incluso si en alguna terraza de un bar hacía acto de presencia un animal sus propietarios recibían alguna que otra mirada de desaprobación, lo cual desafortunadamente también sucedía en tantos otros rincones de la región española. En países como Francia los animales están mucho mejor integrados en la sociedad, aunque por suerte poco a poco la Ciudad Condal comienza a evolucionar en este aspecto.

Así lo demuestran los restaurantes pet friendly. Su presencia antiguamente era residual, pero en pleno 2019 son muchas las alternativas gastronómicas que existen, permitiendo comer tanto dentro como fuera del establecimiento en compañía de los mininos anteriormente sacados a colación, además de perros.

Estos últimos, precisamente, gozan de elementos adaptados a sus necesidades con tal de que se sientan cómodos durante su estancia en el lugar. Un buen ejemplo reside en las camas de todos los tamaños que se ubican al lado de cada mesa en la que sus dueños se deleitan el paladar con delicias culinarias de lo más apetitosas. Adicionalmente destaca la presencia de arneses que sirven para mantener a los cánidos cerca de los amos e impedir que se aproximen a otros comensales.

Diariamente este tipo de locales cuentan con ingentes cantidades de visitas, factor que se traduce en que cada vez más negocios se sumen a la lista de recintos en los cuales las mascotas no solo son admitidas, sino que por si fuera poco reciben un mimo especial para lograr que tanto ellos como sus dueños vivan una experiencia única y decidan repetirla en un futuro.

RELATED POSTS