El bumping: esa técnica desarrollada por cerrajeros en los años 70 y que en la actualidad utilizan los ladrones para acceder a las viviendas sin hacer ruido, forzar la cerradura ni dejar rastro. Esa técnica, es la que precisamente ahora está dando más trabajo a los cerrajeros de Barcelona para prevenir los ya conocidos como “robos limpios”.

La inseguridad por parte de propietarios e inquilinos es palpable diariamente en la capital catalana. Por desgracia, los malhechores están muy presentes en Barcelona, siguiendo el ejemplo de tantas otras grandes urbes de España. Algunos de ellos optan por allanar viviendas ajenas, acción que antaño requería forzar cerraduras pero que hoy en día puede ser realizada casi sin dejar rastro. 

Así lo demuestra la técnica de bumping. La que ha sido vulnerada aparentemente no presenta, a nivel visual, ningún tipo de contratiempo. Pero lo cierto es que fue manipulada, con el enorme riesgo que ello entraña para los sujetos que se encuentran en el interior del domicilio. 

Para evitar desde robos hasta agresiones, sobre todo en horarios nocturnos, cada vez se está recurriendo más a especialistas que pongan fin a las posibles vulnerabilidades de sus respectivas cerraduras. Desde VVD Barcelona nos hemos puesto en contacto con la sede de Nocte Cerrajeros en Barcelona para informarnos sobre los pormenores de esta técnica. 

Ya de por sí estos profesionales siempre han contado con una gran demanda, pero en los últimos tiempos ha llegado a duplicarse. El porcentaje de personas que se olvidan las llaves o las pierden sigue siendo el mismo, pero se han multiplicado exponencialmente los individuos que aprovechan el bumping para penetrar sin permiso en pisos y casas. 

¿Por qué el bumping está tan extendido?

Son varios los aspectos que han llevado al bumping a extenderse hasta unos niveles que ni los propios Mossos d’Esquadra esperaban. Entre los factores más relevantes se encuentra el de la sencillez no solo en la aplicación del método, sino también en la preparación del mismo. 

Algunos sistemas pensados para allanar viviendas exigen una dilatada preparación que consiste en adquirir o fabricar complejo material. Todo lo contrario sucede con esta técnica, la cual solo precisa de un objeto contundente y una llave. 

El elemento de cierto peso suele ser un martillo, básicamente por la facilidad que surge a la hora de manejarlo. En concreto, se utiliza para golpear la llave que se introduce en la cerradura que pretende ser vulnerada. Pero, ¿cómo logra penetrar en el interior si no son las llaves originales del domicilio en cuestión? 

Precisamente son llaves pensadas para penetrar en muchas de las cerraduras que existen en la actualidad. Uno mismo puede verse capaz de elaborarla desde cero, aunque los menos duchos en esta materia incluso tienen la posibilidad de comprar el material necesario a través de ciertos portales online. 

En lo referente a poner en práctica el bumping, ya hemos descrito una parte del proceso, aunque queda el momento más importante: aquel en que el martillo golpea la llave debidamente introducida en la cerradura. Es entonces cuando el cilindro, al recibir un fuerte impacto, no puede evitar que sus pistones cedan permitiendo la apertura de la puerta. 

Por si fuera poco, todo ello se traduce en otro aspecto más que da pie a una popularidad máxima del bumping: es posible realizarlo en muy poco tiempo. Aunque el ruido del golpe puede alertar a los vecinos, cuando la policía llega al lugar ya es demasiado tarde y el robo se ha producido. 

Cerrajeros disponibles durante las 24 horas

Como hemos mencionado en anteriores líneas, el bumping acostumbra a ponerse en práctica durante el transcurso de la madrugada, aunque lo cierto es que se trata de una técnica que puede aplicarse en cualquier momento del día. Los cerrajeros son conscientes de ello, por lo que no dudan en ofrecer un servicio de urgencia 24 horas. 

Sea cual sea el momento en que un propietario o inquilino requiera la asistencia de un cerrajero, basta con efectuar una llamada telefónica para que en cuestión de minutos el profesional haga acto de presencia en el hogar indicado. 

Varias tareas son las que puede llevar a cabo. Una de las más habituales consiste en verificar si la cerradura del cliente es una de las catalogadas como vulnerables. En caso afirmativo, tarde o temprano podría acabar produciéndose una situación de bumping. 

Si se confirma dicha vulnerabilidad, se le recomienda al usuario la sustitución de la cerradura por un conjunto más seguro. El reemplazo se hace efectivo el mismo día, entregando las llaves e incluso sin necesidad de las mismas si el propietario ha optado por una cerradura electrónica con lector biométrico.

 La demanda de cerrajeros no solo hace referencia a este tipo de servicios, sino también a las consultas que diariamente reciben preguntando por el bumping en general. Ante una creciente oleada de llamadas, algunos profesionales han decidido publicar en sus blogs varios consejos relacionados con dicho tema.

 Es el caso de Nocte, los cerrajeros en Barcelona. En su blog oficial se pueden leer recomendaciones que hacen referencia a la técnica bumping, ayudando a los barceloneses a prevenirla con tal de que en un futuro no sufran las consecuencias de un allanamiento de morada que no solo puede tener el objetivo de cometer un robo, sino también una ocupación ilegal.

Deja una respuesta