La automatización de procesos empresariales ocupa un papel protagonista en la actualidad. Compañías de diferentes ámbitos están invirtiendo en soluciones tecnológicas que eliminan tareas no productivas dentro de su estrategia de transformación digital, imprescindible en los tiempos actuales para incrementar la competitividad.

Reducción de costes, rapidez de respuesta, aumento del control en las diferentes áreas de gestión, minimización de errores y mejora de la calidad, el fomento de la innovación al centrarse en la creatividad y tareas de mayor valor añadido, o la adaptación continua al mercado, son algunos de los beneficios que están obteniendo las empresas más avanzadas en esta carrera en la que nadie quiere quedarse atrás.

Pero, ¿cuáles son las principales áreas que están automatizando? Según la experiencia de CeGe, implicada en los procesos de transformación digital de grandes compañías de distintos sectores, encontramos ocho comunes a todas ellas.

  1. Tareas administrativas. Se acabaron los documentos de Excel en carpetas perdidas, agendas llenas de tachones a boli, papeles acumulados sobre la mesa o las indeseadas visitas al banco. Hoy el día a día en las oficinas se ha automatizado con softwares que van desde la gestión contable a la facturación, los cobros y pagos o la gestión de reuniones.
  1. Recursos empresariales. La planificación de recursos empresariales (ERP por sus siglas en inglés) es ya casi un clásico en la organización de la gran empresa. Un software que conecta procesos del día a día relacionados con la producción y distribución -como gestión de pedidos, cadena de suministro, compras, inventario o ventas- para disponer de toda la información de la empresa en un único sitio. Hoy ha evolucionado a modelos de suscripción por uso, como SaaS (Software as a Service). Otros programas de automatización de tareas suelen integrarse en ellos.
  1. Recursos humanos. El departamento de RRHH también se transforma, lo que incluye la automatización de procesos relacionados con la gestión de la organización y sus empleados: la evaluación del desempeño según objetivos, la formación, retribución (nóminas), o incluso la búsqueda y selección de candidatos basados en la inteligencia artificial.
  1. Gestión de edificios. Ahorrar costes también supone hacer un buen uso de los edificios donde las empresas desarrollan su actividad. Para ello disponen de sistemas que permiten controlar de manera automatizada aspectos como la climatización, la iluminación y electricidad, los sistemas de seguridad o el control de acceso.   
  1. Atención al cliente: Más allá de los chatbots, las empresas están integrando procesos de automatización a las relaciones con el cliente: gestión de citas, reservas de transporte, buzón de sugerencias y reclamaciones, encuestas de satisfacción…. Los algoritmos también se esfuerzan por contentar al cliente.
  1. Ventas: La parte más importante y seguramente la más compleja para cualquier empresa, vender, supone un largo proceso con partes que pueden ser automatizadas. Los CRM han sido las herramientas por excelencia en este campo para gestionar tareas como presupuestos, pedidos, facturas… A ellos se han ido añadiendo funcionalidades para mejorar la interacción de la empresa con sus clientes actuales y potenciales.
  1. Marketing digital: Sin duda, uno de los ámbitos donde más herramientas de automatización se han desarrollado en los últimos años para ayudar a las empresas a crear y ejecutar su estrategia de captación de clientes a través de Internet e incrementar sus ventas: Desde el email marketing a la gestión de los contenidos, las publicaciones en redes sociales, la gestión de leads o el tracking (seguimiento), el marketing digital es un “nativo” de la era automatización, y muchas de sus tareas no necesitan intervención humana.
  1. Marketing impreso: Por último, aunque no menos importante, las grandes compañías reservan a los materiales impresos un papel protagonista en su estrategia de marketing y comunicación. Hablamos de publicaciones como informes financieros, memorias anuales y de RSC, revistas o catálogos de producto cuyo proceso de producción las empresas están automatizando. En CeGe, con ayuda de la tecnología y un completo equipo de profesionales, tenemos capacidad para darlos salida en múltiples idiomas y formatos con un solo clic, sin renunciar a la personalización, reduciendo el plazo time to market, abaratando costes e integrando contenidos digitales e impresos sin errores. De esta manera, entre otros beneficios, las empresas aseguran la consistencia editorial y la coherencia de marca.

Deja una respuesta