¿Qué proyectos de arquitectura en Barcelona nos esperan?

La capital catalana es una ciudad vibrante desde hace siglos en lo que a arquitectura se refiere.

No hay corriente que se precie que no haya tenido su reflejo en alguno de sus barrios, edificios o proyectos de arquitectura en Barcelona pero, a día de hoy, son varios los escenarios que se dibujan en esta ciudad.

Primero, el de la salida de la crisis, la cual se llevó por el camino megalómanos proyectos como los rascacielos proyectados por la recientemente fallecida Zaha Hadid y por el carismático Frank Gehry para el campus del Besós y para la Sagrera respectivamente, y segundo el de una apuesta que deja de lado todos estos proyectos de renombre apostando por una arquitectura menos ambiciosa y más respetuosa con el entorno, ¿qué proyectos de arquitectura nos esperan en los próximos años?

Cero derroches y más entorno social

El experimento que fue el Fòrum de las Culturas de 2004 por poner en valor una zona degradada mediante una macroexposición universal, acabó por mostrar el fracaso de un proyecto que no contaba con toda la aceptación social que debiera y en el que se malgastaron millones sin apenas repercusión en la ciudad.

A día de hoy, la zona del Fòrum luce en todo su esplendor y se ha conseguido recuperar el brillo que se prometía a esta zona barcelonesa, pero solo gracias a proyectos menos ambiciosos como el de trasladar parte del campus de la Zona Universitaria de un extremo de la Diagonal al otro o el de adecentar los márgenes del Besós, sin poner el foco en eventos anunciados a bombo y platillo y amortizando cada euro invertido en equipamientos que realmente pueden ser aprovechados desde el primer minuto.

Este cambio de paradigma y unas políticas más sociales y abiertas propulsadas desde el Ayuntamiento, traerán menos edificaciones de renombre, pero más aprovechamiento y disfrute urbano del espacio en los futuros proyectos arquitectónicos que vienen.

Un estadio a la altura

Justo cuando la joya de la corona de la arquitectura barcelonesa, la Sagrada Familia, anuncia el inicio del tramo final de unas obras que se alargan ya más de un siglo, otra de las joyas de la ciudad (al menos en lo que a marca e impulso económico se refiere) también nos da la noticia de que por fin va a remodelar su estadio.

Y es que a pesar de su opulencia y magnificencia, las formas toscas y propias del más salvaje brutalismo arquitectónico no hacían justicia como sede del equipo más internacional de la ciudad.

Así, para alrededores del 2020 los aficionados del F.C. Barcelona en especial pero también la ciudadanía en general podrán disfrutar de las formas abiertas y estructuras innovadoras del Nou Espai Barça, que finalmente ha desechado la construcción clásica en trencadís con la que se rumoreaba que iban a cubrir el Nou Camp Nou a favor del diseño cosmopolita (del que Barcelona es ciudad bandera) de la propuesta del equipo Nikken Sekkei y Pascual i Ausió Arquitectes.

La Barcelona de los barrios

Con el 22@ perfectamente consolidado y con un centro histórico en el que se mezclan tradición y contemporaneidad a la perfección, las miras siguen puestas en los barrios, consolidando los ya puestos en marcha (la finalización de la total recuperación de la Plaza Glòries, la nueva Ciudad del Conocimiento en el Besòs…) así como la puesta en marcha o reactivación de otros tantos en zonas “olvidadas” o que quedaron en el camino hacia la recuperación (La Sagrera, el nuevo barrio portuario de Montjuïc, Can Batlló etc.).

En definitiva una Barcelona que apuesta por proyectos integradores, sin perder por ello modernidad ni calidad arquitectónica.


RELATED POSTS